Inevitables vs evitables

 

La vida está atravesada por accidentes y por situaciones que se pueden prevenir. Muchas veces caemos en la ignorancia de creer que todo es inevitable. Justificamos lo injustificable, sin proponer la búsqueda de una solución.

Situaciones lamentables se han suscitado en todo tiempo y lugar. Los últimos 15 años han sido testigos de ellas y aún no hay soluciones ni medidas eficientes de prevención. ¿Existe la vacuna contra estos males o hay que esperar la enfermedad para atacarla?.

En el año 1998 en el estadio de Racing, los Redonditos de Ricota, mejor dicho su cantante, se indignó con el espectador que arrojó una bengala al escenario, sin saber o tal vez sabiendo, que todo podía terminar en una verdadera tragedia. Así, el show de la banda de rock más reconocida en el país se empañó por aquella acción individual. Si bien el espectáculo siguió, esa mancha fue una advertencia para muchos hechos lamentables que luego se sucedieron en numerosos estadios de fútbol y recitales (La Renga).

Las palabras del Indio Solari, “tratemos de no hacer cagadas”, de poco sirvieron. Aquella noche quedó demostrado que hay gente que ya no tiene respeto por nada: ni por su vida, ni por la de los demás, ni por quien supuestamente es su “ídolo” o referente. El desinterés individual y colectivo es un mal de nuestros tiempos, que no atañe a todos pero que sí atraviesa un proceso de expansión.

Tres años más tarde a este evento, ocurrió una de las tragedias de mayor envergadura en las últimas décadas. Aquel 11 de septiembre, día libre para los estudiantes que celebrabamos el día del maestro, nos desayunamos con la noticia de un atentado en los Estados Unidos.

Antes de las 10, comenzaron los ataques. En un día que todos los estadounidenses quisieran borrar de sus mentes, los atentados de la red Al Qaeda se cobraron la vida de casi 3.000 personas en las Torres Gemelas de Nueva York, en el Pentágono de las afueras de Washington, y en un terreno baldío de Shanksville (Pensilvania), donde se estrelló el último de los aviones secuestrados por los terroristas.

Esa fue la versión primera y la que aún sostiene los Estados Unidos. En otros puntos del mundo, algunos se animaron a conjeturar que fue un auto-atentado, una excusa para luego atacar al enemigo. No sé cuál de las dos explicaciones es más escalofriante. ¿Sería un pueblo capaz de atentar contra su propia gente por un interés político-económico o cualquier clase de diferencia?. No se puede encontrar una razón lógica para tanto odio, tanta violencia, tanta maldad.

Otro 11 pero esta vez de marzo y del 2011, un violento sismo de 8,9 grados en la escala de Richter, seguido de un tsunami con olas de hasta 10 metros de altura, sacudió el noreste de Japón. El epicentro del terremoto se registró a 380 km de Tokio, la capital del país asiático. La agencia NHK difundió la cifra de 1.400 víctimas fatales.

Ese día, el archipiélago sufrió el peor terremoto jamás registrado. El sismo se produjo a las 14:46 hs (hora local), seguido de potentes réplicas, una de ellas de magnitud 7,9.

Allí, los edificios temblaron durante dos minutos y la mayoría de los habitantes se precipitaron a las calles, mientras se desencadenaban una decena de incendios. Unos cuatro millones de habitantes se quedaron sin electricidad.

Imágenes televisivas captadas desde un helicóptero mostraron buques de carga, automóviles y toneladas de materiales de todo tipo arrastrados por una gigantesca marea de agua estrellándose contra las costas.

Éste es algunos de los casos que pueden llamarse accidente. Ahora bien, ¿vivir en una isla que tiene altas probabilidades de sufrir una catástrofe, no es asumir el reto de enfrentarlas?, ¿las autoridades no pueden advertir lo que ocurrirá con su gran tecnología?.

Esto no significa que los accidentes no existen y que el hombre todo lo controla, porque no es así. Somos seres limitados y tenemos nuestras incapacidades. Sin embargo, no todo es lo que parece. A veces excusarnos nos libra de asumir ciertas responsabilidades, y engaña nuestra conciencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s